Compromiso

Una de las cartas más personales, de todas las que escribió el Apóstol Pablo, fue destinada (60 d.C.)  a todos los santos en Cristo Jesús que estaban en Filipos. La iglesia en Filipos, en la antigua Macedonia, fue la primera fundada en Europa por Pablo (Hechos 16:9-40). El Apóstol no presenta ningún reproche para ella en su carta, todo lo contrario, los miembros de la misma son su gozo y corona (4:1).

Compromiso: Vínculo o unión (se toma como una obligación pero no en el sentido que tal obligación sea impuesta, sino contraída voluntariamente) que se establece con alguien el cual nos sujeta a hacer o no hacer una acción determinada.

Examinemos tres puntos importantes para saber si en nuestra vida llevamos las marcas de Jesús y logremos así un compromiso real para con su obra:

  1. ¡Pablo estaba realmente comprometido por la causa de Cristo! Filipenses 1:21

“Para mí el vivir es Cristo”  Pablo estaba diciendo que no había alguna cosa que él hiciera de la cual Cristo no tomara el control. Pablo vivía en Jesús, por Jesús y para Jesús. Porque Pablo entendió de forma seria cuál era su papel en este mundo.

“Que no existe otra forma de vivir, sin que podamos estar comprometidos por una causa. Y esa causa por la que debemos estar comprometidos es Jesús.”

Pablo al estar comprometido por la causa de Cristo, también estaba comprometido con los hermanos que estaban en Filipos (Fil. 1:3-4). Pablo llegó hasta el punto de decir, que -… el morir es ganancia.- Ya sea que viviera o no, su compromiso para con Cristo no cambiaría, Fil. 1:23-24.

2. ¿Cuál es tú compromiso? ¿Con qué o con quién estas comprometido?

Existen personas en el mundo que viven sin objetivos, sin metas, pensando que será mejor hacer nada, pues al fin y al cabo la vida no tiene sentido. Pero el que realmente ha comprendido que la vida que posee no es un accidente, sabe muy bien que vale la pena luchar. Como personas adquirimos compromisos en el medio en el cual vivimos, nos comprometemos con:

  • El área académica (Universidad, Academia, Colegio, entre otros).
  • La comunidad (en alguna directiva comunal)
  • Con el trabajo (profesión, oficio)
  • Con la familia (como padres, como hijos/as)
  • Una pareja de novios, un matrimonio.
  • Con los ministerios de servicio que ejecutamos en la congregación.

Pero el verdadero sentido del cristianismo, es comprometerse por una causa eterna, que traerá consecuencias eternas, “La causa de Cristo” – y cualquier cosa menos que hagamos será vivir un cristianismo cómodo, común y corriente – (Fil. 3: 12-14).

3. ¿Qué significa realmente estar comprometido?

Significa mantener continuamente un vínculo con la “causa de Cristo”, con su mensaje de salvación, con su palabra; todo esto en nuestro diario vivir (Fil. 4:8-9)

“Pablo no sólo estaba comprometido con Cristo, él dijo en su carta a los Gálatas 2:20 –con Cristo estoy juntamente crucificado, ya no vivo yo más Cristo vive en mí…-

“La cruz es el lugar donde nuestra agenda personal muere”

Podemos tener las habilidades necesarias para trabajar, podemos tener los recursos suficientes para invertir en algún proyecto, es más podemos ser tan populares en la sociedad, pero si NO estamos COMPROMETIDOS por la causa de Cristo… todo lo anterior de nada nos sirve.

Nuestro problema es que pensamos las cosas de este mundo son más importantes que aquellas que tienen una consecuencia eterna… y Dios se lleva las sobras de nuestro tiempo, pues al fin a al cabo Dios entiende… Es momento que reflexionemos y cambiemos nuestra forma de vida, que nos comprometamos más con la obra de Dios… que el cristianismo no es un deporte de espectadores, nos corresponde ser los protagonistas:

Y el más grande ejemplo de alguien que realmente estaba comprometido, que se encontraba  apasionado… es Jesús, “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que tomó forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló así mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Fil. 2:6-8)

“-comprometido, crucificado, apasionado-“

PD: de la serie “Caminando herido”, de Jorge Cotta. Una palabra que impactó mi vida y llegó justo a tiempo. ¡Gracias Señor por tu inmenso amor!

Anuncios

CARÁCTER

Sin duda alguna, a lo largo de la historia, uno de los mayores problemas para el ser humano ha sido saber tomar las decisiones correctas que le encaminen hacia el éxito y el bienestar en su vida; aunque el tema de las DECISIONES lo abordemos otro día, en esta ocasión hablaremos sobre “EL CARÁCTER”. Cuando hablamos del CARÁCTER nos referimos a ese «modo muy firme y definido de ser en una persona» esta cualidad en las personas les aporta un considerable grado de particularidad. Necesitas CARÁCTER para ir en contra de un mundo tan infectado de pecado, para ser firme en tus decisiones; el carácter es la cualidad de una persona madura, de alguien que está seguro de lo que quiere y hacia donde se dirige. No podés ir ahí por la vida sin estar completamente convencido en lo que crees, sin tener como defender tu fe, en la vida se asumen riesgos y es tu decisión el hacerles frente  y vencer o abandonar y rendirte.

Hay ejemplo muy claro del carácter en una persona: JESÚS fue firme en su decisión, Él a pesar del dolor y sufrimiento que iba a enfrentar NO abandonó (Mat. 26: 37-39) y aun cuando Él podía negarse no lo hizo, Jesús forjó su carácter por medio de la ORACIÓN cuando necesitó ser fuerte, cuando necesitó no desmayar y cumplir así su propósito y ahora sabemos que su obra redentora era requerida para la salvación de nuestras almas. Tú también puedes ser un hombre y una mujer con CARÁCTER, es decir, firme en tus creencias y principios, no desvíes tu enfoque, Dios quiere que tú crezcas no sólo física y materialmente sino también en tus convicciones. Los rasgos físicos que ahora posees definen tu edad, pero lo firme que eres a la hora en la cual tus convicciones son probadas (Mat. 26:69-75) y las decisiones que tomes, definen cuán maduro eres y si realmente posees CARÁCTER (Ro. 8:35)… Dale lugar a Dios en tú vida  y verás que podrás ser diferente, pídele a Dios que te ayude a ser la persona que Él  ha diseñado que seas. No dejes que otros decidan el rumbo de tú vida, decide tú por el buen Camino.